Durante la Semana Santa, nuestra provincia se colma de muestras de devoción y fe. En este tiempo litúrgico, los fieles se refugian en la oración y reflexión, recordando así la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

El turismo religioso encuentra sus máximos ejemplos provinciales en las tradicionales festividades del Cristo de la Quebrada y el Señor de Renca, las cuales tendrán lugar en poco más de un mes.

Más de 60 esculturas forman el Via Crucis de Villa de la Quebrada.

Ambas celebraciones se desarrollan cada 03 de mayo, y dan muestra de la devoción católica: con peregrinos demostrando su fe, descalzos o de rodillas, como forma de agradecimiento a las ayudas obtenidas.

En la ciudad capital, tanto la Catedral, que data de 1883, como el antiguo Temlpo de Santo Domingo, ofrecen una visita a siglos pasados. En este recorrido tradicional también podemos considerar a la neogótica iglesia Santa Rosa de Lima, ubicada en Santa Rosa del Conlara.

Antiguo Templo de Santo Domingo.

El Vía Crucis en la reserva natural Mogote Bayo, Merlo, también atrae multitud de peregrinos, quiénes, además de cumplir con sus promesas, disfrutan del paisaje serrano.

Aquellos fieles que busquen la tranquilidad de los monasterios como recorrido de este fin de semana, contarán con dos buenas opciones: en El Suyuque y el de Belén en Carpintería.

Otros puntos a tener en cuenta durante Semana Santa son el santuario de la Medalla Milagrosa, la centenaria parroquia San Roque con su Cristo de 1800 en Villa Mercedes o el pesebre de la capilla en Potrero de los Funes.

Final del Via Crucis en la reserva natural Mogote Bayo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí: