Jardín, terraza, balcón o patio: cualquier espacio al aire libre sirve para plantar, cosechar y disfrutar de una experiencia gratificante.

 Tomar del jardín, el patio, el balcón o la terraza eso que se convertirá en parte del plato es, además de gratificante, saludable porque favorece la incorporación a las comidas de vegetales de buena calidad que contribuyen al bienestar del organismo. Solo se necesita un espacio al aire libre, una buena cuota de sol, dedicación, ganas ¡y a disfrutar!

“Llevar adelante una huerta brinda un momento que sirve de punto de encuentro con los más chicos, con amigos y con toda la familia. Es especialmente bueno para los niños, ya que el ver crecer una planta desarrollan la paciencia, la observación, la imaginación y la sensibilidad. Además, trabajar con la tierra genera anticuerpos y estar al sol favorece la producción de vitamina D. Trabajar en una huerta familiar significa tiempo de calidad compartido entre padres e hijos, lejos de las pantallas, donde se generan charlas, juegos y aprendizajes”, sostiene la especialista en huertas orgánicas Valeria Baumann.

En cualquier balcón o terraza que tenga sol directo se puede armar una huerta.

En cualquier balcón o terraza que tenga sol directo se puede armar una huerta.

Se trata -agrega- de un trabajo terapéutico en el que para arrancar solo se debe superar la barrera de ensuciarse las manos con tierra al sembrar o trasplantar. “Es una experiencia única que ofrece un momento de relax y desconexión”, destaca.

Baumann invita a despojarse de las excusas y afirma que siempre es buen momento para arrancar con la huerta, solo teniendo en cuenta que hay plantas para cada época del año. Y a continuación ofrece algunos consejos para armar la primera huerta en casa:

Tamaño. Depende del espacio disponible. Puede ser desde un cantero de 1x1m, hasta un espacio en el jardín de por ejemplo 5x5m en el que se pueden delimitar bancales de 1x5m con pasillos de 60 cm entre cada uno. La orientación de los mismos debe ser de norte a sur.

Departamentos. En cualquier balcón o terraza que tenga sol directo se puede armar una huerta. Lo importante es que el recipiente elegido como macetero tenga como mínimo 60 cm de profundidad de tierra.

Elementos. Para comenzar se necesitan algunas herramientas como una pala de punta para cavar, una laya para airear el terreno y una pala de mano (que es super práctica en todo momento). Y además, tener un lugar donde preparar nuestro propio compost con los desechos de la cocina, papeles, yuyos, restos de plantas y hojas secas extraídas de la huerta. El compost producido en casa es el mejor abono que podemos agregar a la tierra para hacerla más fértil y lograr que las plantas crezcan más fuertes.

El macetero elegido debe tener como mínimo 60 cm de profundidad de tierra.

El macetero elegido debe tener como mínimo 60 cm de profundidad de tierra.

Vegetales para todo el año. Los más fáciles de producir y que duran todo el año son los aromáticos como el perejil, ciboulette, cilantro, orégano, albahaca y apio. Los 365 días se puede sembrar verdura de hoja como la lechuga, rúcula, acelga de varios colores, Kale o diente de león.

Por temporada. Mientras que las verduras de hoja pueden ser plantadas todo el año, las de fruto son generalmente de primavera-verano. Es la época de los tomates, morrones, zapallos, pepinos, frutillas, berenjenas, zuchhinis y papa del aire. En otoño-invierno es el momento de las zanahorias, remolachas, habas y arvejas. Es importante sembrar estas últimas ya que sus raíces aportan nitrógeno a la tierra.

Tiempos de cosecha. Hay algunas verduras que tardan un mes, otras tres meses y también existen las perennes, es decir, que se cosechan durante todo el año.

Cuidados. Durante el invierno la huerta demanda poco tiempo de cuidado, sólo se requiere de riego una vez por semana. A medida que la temperatura va subiendo, el riego se hace más seguido hasta que llega el verano, momento en que se necesita regar todos los días por la mañana temprano o por la noche. Es importante una vez por semana sacar los yuyos de raíz.

Plagas. Existen cada vez más productos orgánicos para combatir plagas, sin la necesidad de usar venenos sobre los alimentos que luego vamos a comer. Por ejemplo, la tierra de diatomeas es un gran aliado a la hora de combatir insectos, pero hay que usarla con moderación porque también afecta a las abejas, necesarias para que polinicen nuestras plantas y puedan dar frutos. Para combatir hormigas se pueden poner puñados de arroz blanco cerca del camino que ellas siguen, ellas se llevarán el arroz a su hormiguero y ahí dentro el arroz quita la humedad del hongo que usan para alimentarse (se aconseja repetir su uso cada 3 días). Para combatir babosas, una trampa muy eficaz es poner recipientes pequeños con cerveza entre las plantas.

Lo importante es tener una tierra sana para que las plantas crezcan sanas y fuertes, para esto es recomendable abonar la tierra con compost casero cada 3/6 meses y no poner pesticidas ni fertilizantes químicos que la contaminen.

>>Primeros pasos para armar una huerta en casa<<

• Preparar cajas germinadoras de poca profundidad (20/30 cm) donde debemos sembrar las semillas con poca distancia entre sí.

• Elegir el lugar del jardín que más horas de sol tenga.

• Delimitar canteros con un ancho del largo de nuestro brazo y el largo que nos dé el terreno.

• Remover y airear la tierra de esos canteros hasta 50 cm de profundidad y agregar compost.

• Trasplantar los plantines de la caja germinadora al cantero cuando tengan 3-4 hojas.

• Podemos poner paja, pasto cortado, hojas secas sobre la tierra alrededor de las plantas para proteger la tierra de los rayos directos del sol y también evitar que crezcan yuyos.

• Entutorar las plantas de fruto como los tomates, berenjenas, ajíes, pepinos, zapallos ya que generalmente cuando el fruto toca la tierra tiende a pudrirse más rápido.

• Desyuyar.

• Regar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí: