La cantante va a dirigir un filme sobre una bailarina africana, huérfana de guerra.

Sin tanta exposición pero igual de activa anda Madonna (59) en estos momentos. La cantante sigue instalada en Lisboa para acompañar a uno de sus hijos, David, que entrena en las inferiores del club Benfica. Pero eso no le impide seguir con sus proyectos.

Lo próximo que tiene entre manos la reina del pop es una película que piensa dirigir. Se trata de una historia real que la conmovió profundamente, la vida de la bailarina Michaela DePrince, de 23 años.

Madonna ya firmó con un acuerdo con la productora MGM para filmar Taking flight (Tomando vuelo), el libro que cuenta la íncreíble y trágica historia de esta joven.

Michaela nació en 1995 en Sierra Leona, un país africano azotado por la guerra. Su padre murió en combate y su madre falleció poco después, debido a la hambruna. Michaela tenía apenas tres años cuando se quedó huérfana.

Unos años más tarde, un matrimonio norteamericano la adoptó y se la llevó a Nueva Jersey junto a sus 10 hijos. Y su vida dio un giro radical.

Entonces Michaela comenzó a demostrar que tenía talento para la danza. Tanto que llegó hasta donde está hoy: es la solista del Dutch National Ballet, en Ámsterdam. Además, Michaela participó de un reciente video de Beyoncé, y va camino a convertirse en una gran figura.

La historia tremenda de Michaela tocó de cerca a Madonna que, además tiene cuatro hijos adoptivos africanos, de Malawi.

“El recorrido de Michaela me impresiona profundamente. Será un honor para mí filmar esa película, entre otras razones porque es una buena oportunidad para arrojar luz sobre Sierra Leona y para darle a esta gran bailarina la ocasión de convertirse en portavoz de todos los niños de los orfanatos africanos”, declaró la estrella para anunciar su proyecto.

Sólo queda esperar que Madonna vuelva a sorprender a todos, ahora con una historia ajena pero que la toca de cerca.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí: