Kenneth Zhumi es el pequeño mexicano que se convirtió en el autor de seis libros de historias para niños que él mismo dibujó y pintó.

Kenneth Zhumi tiene 13 años y vive en Nueva York, pero su país nativo es México. A su corta edad se transformó en un símbolo y una figura de inspiración para aquellos niños diagnosticados con el trastorno del espectro autista.

Kenneth es todo un artista y ya se convirtió en el autor de seis libros de historias para niños, que él mismo se encargó de ilustrar y colorear a su gusto. Los relatos reflejan sus vivencias, por ejemplo, las visitas al médico, su primer día de escuela y el momento en el que consiguió comunicarse por medio de dibujos, en especial los caballos, su animal preferido.

Su madre Teresa Zhumi, cuenta que el niño de 13 años finalizó, el primer libro que dibujó y escribió, en septiembre de 2015, días previos a su cumpleaños. “Brown Caballito” es uno de los libros, donde cuenta las aventuras de un caballo con autismo.

“Kenneth tenía dificultades para expresar sus emociones, pero consiguió hacerlo con dibujos y pronto fue capaz de hilar toda una historia con detalles y personajes, fue extraordinario.Hay un Kenneth antes de los libros y después de los libros. Publicar sus dibujos lo hizo más sociable al sentirse admirado por otros niños. Mi hijo interactúa con otras personas, la terapia del arte y los libros ayudaron mucho”, expresó Teresa Zhumi.

En el prólogo del primer libro de Kenneth, que fue publicado en 2015 con fondos de la familia, el niño expresó: “Tengo 11 años y tengo autismo. No puedo hablar mucho, pero al igual que otros como yo encontré mi voz. Me encanta dibujar, es la manera en la que me expreso al mundo (…) Espero que disfruten mis historias tanto como yo disfruté dibujando y escribiendo”, manifestó Kenneth en el prólogo de su primer libro, que fue publicado en 2015 con fondos de la familia.

“Los libros no se comercializan. El propósito es que las personas únicamente paguen por la impresión y se llevan a casa un mensaje especial. Así pueden comprender cómo es el mundo desde los ojos de un niño autista”, concluyó Teresa Zhumi.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí: