Macri reconoció el portazo de Wall Street en sus narices y volvió a recurrir al FMI. En la City estiman que pedirá una línea de 30.000 millones de dólares. La contrapartida, como siempre, es más ajuste, flexibilización laboral y avance en la privatización de las jubilaciones. Y el peligro de que, también como siempre, sirva para financiar la fuga de los grandes especuladores.

El mensaje completo del presidente Mauricio Macri:

Ustedes saben que tengo un compromiso de decirles la verdad siempre. También que me metí en política y me postulé en la presidencia para trabajar todos los días, y que cada argentino pueda vivir mejor y desarrollarse plenamente“.

Mi convicción es que estamos recorriendo el único camino posible para salir del estancamiento, buscando siempre evitar una gran crisis económica, que nos haría retroceder y dañaría a todos. Para esto, implementamos una política económica gradualista, que busca equilibrar el desastre que nos dejaron en nuestras cuentas públicas; cuidando a los sectores vulnerables y al mismo tiempo creciendo, generando así más empleo y desarrollo“.

Esta política depende mucho del financiamiento externo. Durante los dos primeros años hemos contado con un contexto mundial muy favorable, pero eso hoy está cambiando. Las condiciones mundiales están cada día más complejas. Y por varios factores. Están subiendo las tasas de interés, el petróleo, se han devaluado la moneda de países emergentes, entre otras variables que nosotros no manejamos“.

El problema que tenemos es que somos de los países del mundo que más dependemos del financiamiento externo, producto del enorme gasto público que heremos y que estamos ordenando. Frente a esta nueva situación, y de manera preventiva, he decidido iniciar conversaciones con el Fondo Monetario Internacional para que nos otorgue una línea de apoyo financiero. Hace minutos hablé con Christine Lagarde, su directora, y me confirmó que vamos a arrancar hoy mismo con un acuerdo. Esto nos va a permitir fortalecer este programa de crecimiento y desarrollo, dándonos un mayor respaldo para enfrentar este nuevo escenario global y evitar una crisis como las que hemos tenido en nuestra historia“.

Esta decisión la tomé pensando en el mejor interés de todos los argentinos. No mintiéndoles como tantas veces nos han hecho. Les digo a todos los argentinos, en especial a toda la dirigencia, que cumpliendo con los compromisos y alejándonos de la demagogia y de la mentira, estoy convencido de que el camino que tomamos va a lograr un mejor futuro para todos“.

Como se sabe, la contrapartida para recibir esos recursos es un ajuste mayor y aceleración de reformas estructurales, como la flexibilización laboral y la privatización parcial de las jubilaciones. El FMI presta dólares a cambio de un monitoreo trimestral de la marcha de la economía según las pautas acordadas para recibir el préstamo contingente.

Otra enseñanza que otorga conocer el destino de los créditos de emergencia que entregó el FMI al país es que esos dólares sirven para financiar la última etapa de la fuga de capitales de los grandes jugadores del mundo financiero. Es una historia conocida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí: