El cáncer de mama es el carcinoma más frecuente en el mundo y la primera causa de mortalidad por cáncer en mujeres. En la Argentina también es la enfermedad oncológica más frecuente entre mujeres: cada año se diagnostican 19.386 casos nuevos por año y mueren 5.645 mujeres por esta afección.

Se trata de una enfermedad difícil de prevenir y la posibilidad de curación depende de cuán avanzado esté al momento del diagnóstico. En ese sentido, cuanto más temprano se comience con el tratamiento, menos agresivo será y se reducirán las posibilidades de que se disemine en forma de micro-metástasis.

La detección temprana es elemental para lograr el control de la enfermedad. En teoría, el diagnóstico más temprano debería traducirse en una reducción de la mortalidad por la enfermedad, disminución en la agresividad de los tratamientos (cirugía, quimioterapia, etc.) y mejoras en la calidad de vida de las mujeres afectadas.

“La mayoría de las pacientes llega al diagnóstico sin ningún tipo de signo o síntoma. Por ello, se recomienda hacer controles regulares para su detección temprana. Hasta el momento, la mamografía es el método de detección de tumores en las mamas más efectivo -explicó el director médico de Clínica Zabala, Silvio Payaslian (MN 89165)-. Con este tamizaje se logró reducir la mortalidad por cáncer de mama entre un 20% y un 30% en mujeres de 50 a 70 años”.

Las recomendaciones del INC son:

  • En mujeres de 40 a 49 años con riesgo promedio de padecer cáncer de mama y asintomáticas, se sugiere no realizar mamografía como tamizaje para el cáncer de mama. En general, los riesgos de realizar este estudio pueden ser mayores que los beneficios.
  • De 50 a 69 años se recomienda realizar mamografía bienal (cada dos años).
  • En mujeres de 70 años o más, se recomienda no realizar mamografía como método de tamizaje para el cáncer de mama, ya que los riesgos de realizar el estudio podrían superar a los beneficios.

El mamógrafo móvil realizó 150 mil mamografías a lo largo de sus 19 años de recorrido ininterrumpido. Durante tres días, la semana pasada, realizaron mamografías gratuitas a mujeres de la zona de Retiro y Villa 31.

Según las estadísticas, una de cada ocho mujeres padecerá cáncer de mama. Con el fin de colaborar en la detección precoz, esta causa lleva 19 años de trabajo constante y más de 250 mil kilómetros recorridos. En su trayecto hizo posible que más de 2.500 mujeres, que creían estar sanas, fueran diagnosticadas a tiempo e iniciaran un tratamiento.

Este año, el móvil cuenta con un nuevo equipo que adquiere la imagen digital a través de una conversión directa de alto rendimiento, y brinda excelentes características de rapidez y calidad para un diagnóstico mamario preciso. Asimismo, gracias al apoyo de Pointer Argentina, el nuevo móvil dispone de soluciones tecnológicas que aseguran la integridad del mamógrafo al tener configuradas alertas que detectan de forma automática, mediante el uso de sensores, potenciales desvíos de temperatura y humedad dentro de la sala.

Diego Paonessa es el director ejecutivo de Lalcec y dijo estar orgulloso de la alianza y del trabajo diario para la detección temprana del cáncer de mama. “Hace 97 años que, desde Lalcec, trabajamos para que cada vez más personas puedan tener acceso a la salud y continuar con nuestra misión de prevenir el cáncer y llevar adelante campañas en todo el país”, remarcó.

Durante todo el año, el mamógrafo recorrerá las provincias de Buenos Aires, Chaco, Misiones, Santa Fe, Entre Ríos y Corrientes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí: