Así lo estableció la Federación Argentina de Cardiología, que alerta sobre la incidencia de “situaciones cotidianas de estrés sostenido” en la salud de los más chicos.

No siempre son hereditarias o congénitas: las enfermedades del corazón también pueden afectar a los niños que son expuestos cotidianamente a situaciones de estrés.

Así lo consignó la Federación Argentina de Cardiología (FAC) que alertó sobre la tendencia de los más chicos a sufrir arritmias o taquicardias debido a que enfrentan coyunturas que les generan nervios, ansiedad y preocupación, entre otras cosas.

“Es habitual que cuando se piensa en el cuidado del corazón de los chicos lo primero que venga a la mente sea el médico que atiende graves cardiopatías en el hospital, pero las situaciones cotidianas de estrés sostenido en el tiempo producto de presiones del medio social, familiar o escolar provocan por sí solas una sintomatología muy variada”, reveló Sandra Romero, ex presidenta del Comité de Cardiología Pediátrica de la FAC.

En esta línea, la cardióloga infantil y especialista en hemodinamia explicó que, por ejemplo, un cuadro de arritmia no siempre se debe a una cardiopatía de base.

“Irritabilidad, terrores nocturnos, falta de aire, palpitaciones, taquicardias, son síntomas que los especialistas estábamos acostumbrados a tratar como manifestaciones secundarias de alguna enfermedad de base, pero hoy sabemos que muchas veces la solución pasa por disminuir la situación de estrés que el niño está atravesando”, expresó.

Según apuntan los especialistas, el estrés es una reacción natural que predispone al organismo a la acción, y por lo tanto no es malo en sí mismo.

Además, sostienen que las tensiones emotivas a la hora de rendir un examen, querer ganar en un juego o enfrentarse a una situación novedosa son pasajeras, son parte de la vida y es necesario experimentarlas.

Lo “patológico” aparece cuando los niños se ven obligados a sobreadaptarse a situaciones que no pueden resolver porque les son transmitidas por su propia familia o su ámbito cotidiano.

Así, las situaciones de bullying, las sobre exigencias impuestas por el medio escolar, familiar o deportivo, la discriminación y otros problemas de la vida cotidiana, “tienen peso propio en la salud y manifiestan, incluso, su propia sintomatología”, argumentó la autora del libro “Tuc-tuc tuc-tuc: un corazón feliz. Salud cardiovascular para chicos y grandes”.

Así, las situaciones de bullying, las sobreexigencias impuestas por el medio escolar, familiar o deportivo, la discriminación y otros problemas de la vida cotidiana, “tienen peso propio en la salud y manifiestan, incluso, su propia sintomatología”, argumentó la autora del libro “Tuc-tuc tuc-tuc: un corazón feliz. Salud cardiovascular para chicos y grandes”.

Sin embargo, todos los expertos coinciden en que existen acciones para revertir estas tendencias que, repetidas en el tiempo, pueden generar problemas irreparables en los más jóvenes.

“Los médicos debemos ser capaces de realizar interrogatorios ampliados para encontrar la base del problema, porque si el niño tiene palpitaciones pero el electrocardiograma da un resultado normal, se lo envía a su casa, pero ese paciente vuelve con su situación sin resolver”, resumió Romero.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí: