Dos de sus diamantes viven en el anillo de la novia, todos los Spencer asistirán a la ceremonia y su hermana lady Jane hará una lectura en su nombre.

Desde la muerte de Diana Spencer, a excepción de algunos actos de homenaje, sus hermanas, Sarah y Jane, se mantuvieron en un ostracismo casi absoluto. A diferencia de Charles, conde Spencer, ellas no aparecen en prensa y su misma imagen era apenas un tenue recuerdo. Hasta ahora. El palacio de Buckingham anunció mediante un comunicado que toda la familia de Lady Di no solo asistirá al enlace entre el príncipe Harry y Meghan Markle sino que, por voluntad propia del joven, su papel será destacado.

“Además de contar con el apoyo de la reina, el príncipe de Gales, y su hermano, el príncipe William, el príncipe Harry también desea involucrar a la familia de su madre en su boda. Los tres hermanos de Diana, la princesa de Gales [Charles, Jane, Sarah], estarán presentes y lady Jane Fellowes hará una lectura. El príncipe Enrique y la Sra. Markle se sienten honrados de que Lady Jane represente a su familia y ayude a celebrar el recuerdo de la difunta princesa en el día de la boda”.

El próximo 19 de mayo volveremos a oír la voz de lady Jane en 20 años: ella fue quien transmitió la amarga noticia a su familia y será quien la sustituya en un día tan especial para Harry.

Lazos de sangre: Jane y Sarah vuelven a la escena pública

El príncipe siempre mantuvo una relación estrecha con su familia materna y todos los Spencer fueron invitados, reveló Vanity Fair recientemente. Jane, Sarah y Charles viajaron a París con el príncipe Carlos para hacerse cargo del cuerpo de Diana. Ninguno de ellos guarda una buena relación con la prensa, ansiosos por conseguir declaraciones tras la mediática tragedia.

Lady Sarah, la primogénita, era la confidente de Lady Di, pese a que sea Jane quien ostente ese papel primordial en la ceremonia. Sarah fue quien presentó a Diana y Carlos, con quien ella misma tuvo un breve flirteo en 1977, el mismo año en que los Sex Pistols publicaban God save the Queen. Sarah se casó en 1980 con Neil McCorquodale, exoficial de los Coldstream Guards, el más longevo regimiento de la infantería británica, y tras la muerte de su hermana, se convirtió en presidenta del Diana Memorial Fund, que recaudó más de 150 millones de dólares para diversas organizaciones benéficas hasta que cerró en 2012.

Sarah dio testimonio en la instrucción celebrada en 2007 para esclarecer la muerte de Diana de Gales, que concluyó como meramente accidental, combinación fatal de una huida de los paparazzi a manos de un chófer ebrio y dos ocupantes sin cinturón de seguridad abrochado.

Lady Jane, la segunda, está casada desde 1978 con Robert Fellowes, que fue secretario privado de la reina de 1990 a 1999, un influyente empleo que se complicó tras morir Lady Di. Sabido es que la princesa de Gales no era precisamente la favorita de Isabel II: ¿Debía ser fiel a la memoria de su hermana o al deber real de su marido? Hoy, el (después nombrado) barón Fellowes trabaja en la cámara de los Lores. En todos estos años, Jane solo concedió una entrevista: fue en 2013 a la revista The Lady y todo giró en torno a su labor social al frente de la organización benéfica Only Connect, que asiste a delincuentes juveniles en prisión y a los que corren el riesgo de entrar. La pareja tiene tres hijos: Alexander, Eleanor y Laura, madrina de la princesa Charlotte.

Charles, el guardián de la memoria

El más joven de los cuatro es Charles, IX conde Spencer, que sí mantuvo un perfil mediático durante todos estos años y concedió varias entrevistas, tanto en prensa como en televisión, al respecto de Diana de Gales: de su infancia, su vida, su muerte y cómo habría sido de no haberse roto su futuro en el puente del Alma.

Todos recuerdan el encendido elogio que Charles hizo en la abadía de Westminster aquel 6 de noviembre de 1997, el de su funeral: “Ella era la misma esencia de la compasión, el deber, el estilo y la belleza” y descargó a continuación su ira contra los medios, acusándolos de haberla convertido en la persona más perseguida de la era moderna.

Charles y Diana estaban fuertemente unidos, se llevaban pocos años y eran compañeros de juegos de la infancia. Lady Di lo designó como tutor de William y Harry en su nombre y desde aquel 31 de agosto de 1997 es perseguidor oficial de los Windsor, particularmente del príncipe Carlos. El conde Spencer tiene un hijo de su primer matrimonio, Louis, y tres hijas del segundo: Kitty, Amelia y Eliza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí: