Una resolución del Ministerio de Educación de la Nación restableció las “actividades profesionales reservadas” de 37 carreras. Ya hubo reuniones en la casa de estudios para evaluar las modificaciones.

El Ministerio de Educación de la Nación estableció, a través de la resolución 1254 de este año, cambios en los títulos de 37 carreras universitarias que “comprometen el interés público”. Se establecieron modificaciones en las “actividades profesionales reservadas” de medicina, veterinaria, arquitectura, psicología; de ciencias exactas y naturales como biología, química, informática y por supuesto, las ingenierías, entre otras. San Luis no será la excepción a la hora de aplicar esas modificaciones. Por ahora no ha habido comunicaciones oficiales en la UNSL al respecto. En el medio se realizaron la semana pasada tanto en Psicología como en Geología, encuentros con alumnos sobre el tema. El temor latente es que se limite el campo laboral de los futuros egresados.
En la UNSL se dictan 15 de esas carreras elegidas. Los decanos Mercedes Campderros de la Facultad de Química, Bioquímica y Farmacia (FQByF)y Fernando Bulnes de la Facultad de Ciencias Físico y Matemáticas Naturales (FCFMN) prefirieron aún no expresarse públicamente sobre las modificaciones. Los decanos Daniel Morán, de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Agropecuarias (FICA) y Silvia Lúquez, de la Facultad de Psicología (FAPSI), aseguraron que las carreras no se verán afectadas.
“Por un lado los alcances de los títulos los van a dar las universidades, eso no ha cambiado, lo que se redactó ahí son las actividades profesionales reservadas”, explicó Morán, que participó en la Comisión de Asuntos Académicos del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), el órgano constituido por los rectores de universidades públicas, que fue uno de los encargados de reelaborar las actividades reservadas, a partir de 2013. En este proceso también intervino el Consejo de Rectores de Universidades Privadas (CRUP) y el Consejo Federal de Educación.
El criterio fue elegir carreras “de interés público”, que como definió Morán son aquéllas que en su mal desempeño “pueden ocasionar daño a las personas o los bienes de la sociedad”. Lo que se modificó fue las áreas de competencia de cada profesión. “Yo creo que es algo positivo para la educación, es un paso adelante, mucho mejor de lo que se tenía”, aseguró Morán. “Estas actividades reservadas son dos o tres específicas de cada carrera que son realmente para los que se han formado profesionalmente para hacerlas”, agregó.
“Lo que sí tendremos seguridad ahora, es que el que haya estudiado un montón de años para ser electromecánico, las cuestiones de la electromecánica las va a poder hacer él y no la van a hacer otros. Antes había tantas incumbencias, que era una desprolijidad, que no conducía a un buen trabajo o reparto. Generaba muchas dificultades, porque no estaban claro los límites de cada profesión”, aseguró. Como ejemplo citó dificultades entre ingenieros electromecánicos y arquitectos. “A veces los planos eléctricos de los edificios los firman los arquitectos, sin tener la formación suficiente como para firmar eso. Los ingenieros electromecánicos estudiamos toda la vida para hacer eso”, afirmó.
La decana Lúquez, en una respuesta enviada por correo electrónico, trató de llevar tranquilidad a alumnos y egresados. “Para la carrera no implica modificaciones ya que el plan de estudios de grado de la licenciatura en Psicología de acuerdo al perfil y los alcances del título continúa brindando los contenidos necesarios para la formación y la posterior habilitación profesional”, aseguró.
“Las actividades reservadas no afectan la habilitación profesional si esas actividades son mantenidas dentro de los alcances del título que otorga la Universidad. La actividad profesional es regulada por las leyes del ejercicio profesional, nacionales o provinciales función delegada en los Colegios Profesionales”, remarcó.

Otras opiniones
Germán Montejano, docente de la FCFMN en la carrera de Ingeniería en Informática, remarcó que la decisión de modificar las actividades reservadas no surgió de repente este año, sino que fue un proceso de trabajo, de más de 5 años. “Esto comenzó a conversarse en 2012. En 2013 se plasma en un expediente y se comienza a discutir en todo el país, en todas las universidades, en todas las carreras. Formé parte de una comisión asesora de mi carrera de las que participaron 42 universidades. Nosotros los equipos técnicos a nivel nacional, elevamos nuestra propuesta a los decanos, ellos en sus consejos han unificado las propuestas y las han elevado a los rectores, públicos y privados, que junto con el Consejo Federal de Educación, entre las tres entidades, han elevado una propuesta al Ministerio de Educación de la Nación. Esto no tiene tinte político, ha sido consensuado por miles de personas. Trascendió dos gobiernos”, enumeró. “Es reordenar las capacidades de cada área de conocimiento. A veces “se pisan” las incumbencias. Las (ingenierías) más antiguas “pisaban” las áreas de trabajo de las más nuevas”, dio como ejemplo.
Aunque ya se jubiló hace dos años, Héctor Lacreu fue invitado a participar de la discusión que se dio en la carrera de Geología. Con experiencia en modificaciones anteriores, el docente cree que en un principio no generaría grandes problemas la modificación en el corto plazo, y que al contrario de opiniones previas, no se limitará el campo laboral, sino que al contrario se desregulará. “Entiendo que hay una desregulación. El propio texto de redacción es menos preciso. Por ejemplo cuando se habla de geología dice ‘cuantificación, cualificación y exploración de reservas de recursos geológicos’. Esto puede incluir roca, agua, minerales nucleares, petróleo. Sin embargo tenés una ingeniería en petróleo. No digo que lo abre, pero propone un escenario donde pueden aparecer situaciones conflictivas en las prácticas, lo que estaba reservado a determinadas profesiones podría dejar de ser nicho y pasar a ser un espacio compartido por otros”, dijo, sobre un debate que empezó hace años pero que hoy recién comienza a agitar las aguas.

Fuente: El Diario de la República.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí: