Con puntanos en su equipo técnico, “No llores por mi, Inglaterra” es el gran estreno de hoy.

Sostenido en un gran elenco y en una historia atractiva, “No llores por mi, Inglaterra”, la película que hoy se estrena en la provincia tiene varios puntos de contacto con San Luis. El más evidente es la dirección de Néstor Montalbano –un autor que trabajó mucho en la provincia- y la participación de tres puntanos en el equipo técnico.

Sebastián Pereyra, uno de los tantos trabajadores surgidos por la implementación de la ley de cine, fue el director de fotografía de la producción, un cargo muy importante en cualquier trabajo cinematográfico que toma aún más relevancia por el tratamiento que tuvo ese condimento en la producción. La reconstrucción de época, pese a ser una comedia, fue muy cuidada.

“No llores por mi…” se estrena en los cines puntanos en un momento ideal: el frío comienza a invitar a la gente al cine y a dar forma a la temporada alta y la cercanía del Mundial de Fútbol le entregará un clima deportivo que hará ver la película de otra manera. Una de las tantas lecturas posibles de la producción es el retrato del origen del River-Boca, el superclásico nacional.

Es por eso que no es casual que José Chatruc y Fernando Cavenaghi conformen el reparto elegido por Montalbano junto a un variado elenco que incluye a Mike Amigorena, Diego Capusotto, Gonzalo Heredia, Laura Fidalgo, Luciano Cáceres, Roberto Carnaghi, Mirtha Busnelli y Matías Martin, entre otros.

En medio de todas esas estrellas, Pereyra hizo un trabajo impecable. “La película vino a mí de forma inesperada. Con Néstor estábamos con otro proyecto sobre Gardel, pensada para rodarla en Villa Mercedes y se dio la posibilidad de hacer esta película”, dijo el puntano, quien abogó porque el otro proyecto finalmente se concrete en la provincia.

A los tres meses, Sebastián estaba filmando en Montevideo la historia revolucionaria que hace mucho tiempo tenía Montalbano en la cabeza.

Pereyra y Montalbano se conocieron en un rodaje en San Luis, ya que el director tuvo mucha presencia en la ley de cine. Filmó en la provincia “Por un puñado de pelos”, fue director de actores en “Soledad y Larguirucho” y rodó el corto “Agua de verano”, ganador de un concurso del organismo. “No llores por mi…” es la quinta película en la que el cineasta trabaja con Néstor, director de “Todo por 2 pesos”.

“Hacer película con Néstor es algo muy intenso y por ende un gran desafío. Más con esta película que es de época, una época montalbanizada”, sostuvo Sebastián, quien destacó las libertades que se toma el director en algunos aspectos de su cine. “En otros –dijo el director de fotografía- es muy estricto, como en la recreación de época, el vestuario y la fotografía”.

El cineasta puntano destacó el hecho de que con el director ya se entienden con pocas palabras, algo fundamental para el trabajo en el set. “La iluminación es otro aspecto en donde Montalbano es muy exigente, por suerte pudimos sacar todas las escenas iluminadas como él quería, con una atmósfera diferente y lo más hollywoodense posible”, se alivió el director de fotografía.

Como Sebastián prefiere trabajar con gente conocida, convocó a técnicos de la provincia para que colaboren en la tarea. “En San Luis, todavía, hay trabajadores excelentes”, dijo el fotógrafo que para esta ocasión llevó a Federico Olsina y Ever Galván.

Por el resto, “No llores por mi…” es una película que se remite al 1806, cuando las invasiones inglesas para tapar sus intenciones de conquista trajeron el fútbol a Buenos Aires con el fin de mantener entretenidos a los criollos.

En paralelo a eso, hay otra conquista por hacer, pero más amorosa. Es la que intentará hacer el general Guillermo Beresford, interpretado por Amigorena, con una dama de sociedad que ya tiene dueño.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí: