En el sexto capítulo de la serie de Netflix, el padre del cantante le da sustancias para combatir el cansancio. Un ex director del Festival de Viña del Mar salió a detallar duras situaciones que atravesó en la vida real “El Rey Sol”.

Hace algunas semanas, Sergio Riesenberg, que en su momento fue el director del festival de Viña del Mar, dijo que Luisito Rey le daba cocaína a su hijo, Luis Miguel, cuando éste tenía 14 años. Ahora, según lo que pudo verse en el sexto capítulo de Luis Miguel, la serie, el cantante habría empezado a tomar estimulantes a los 12.

Estamos en 1982. Con una carrera cada vez más prometedora, Luismi se encuentra en pleno rodaje de Ya nunca más, su primera película. Este trabajo le ocupa todas las mañanas. Y a la noche, siempre llevado por su padre-manager, Micky sigue dando shows.

El agotamiento se empieza a notar. Luis Miguel está desganado y, en el set de filmación, se olvida la letra.

Luis Miguel, la serie, por Netflix.

La producción convoca a un médico para que revise a la joven estrella. Y el diagnóstico se confirma: Luismi necesita descansar, hacer una pausa de al menos una semana.

Ante esta situación, Luisito Rey decide darle a su hijo una sustancia que le suministraban a él (también cantante) cuando era joven: efedrina. El médico sostiene que recurrir a ese medicamento no es lo más recomendable, pero cambia de idea cuando Luisito Rey le hace un ofrecimiento económico.

Luis Miguel en el Festival de San Remo 1985. Archivo Clarín

Siempre por Netflix, el capítulo sigue. En otra escena, Luis Miguel se desmaya cuando está en el estudio grabando la canción Mamá, mamá, uno de los temas principales de Ya nunca más.

Sobre el consumo de cocaína, semanas atrás el histórico director del Festival de la Canción de Viña del Mar, Sergio Riesenberg, había señalado: “Cuando Luis Miguel tenía 13, 14 años, la edad que yo lo traje a Viña, (Luisito Rey) le daba cocaína. Lo digo responsablemente y a prueba de desmentido… (le daban esa sustancia) para estimularlo”.

Desde Chile, en declaraciones al programa mexicano Sale el sol, Riesenberg dio ahora más detalles: “Ningún niño que vive encerrado en la pieza de hoteles en el mundo y en aviones, y al que entretienen con prostitutas, puede ser feliz”.

Diego Bonetta interpreta a Luis MIguel. En el tercer episodio se separa de su padre, manager artísitico y conoce a Juan Calderón con quien haría sus mayores éxitos.

“Un niño que no se relaciona con amigos de la misma edad, que no fue al colegio, que no estudió, no puede ser feliz. No hizo una vida de niño o de joven”, disparó Riesenberg.

“Yo como director del Festival de Viña vi informes de la gente de atención del hotel, estábamos en habitaciones contiguas y se encontraban restos de cocaína en la habitación de Luis Miguel. Era espantoso. Algunas veces tuvimos que dilatar sus actuaciones. Luis Miguel es un muchacho encantador. Yo no lo veo hace años. Digo que es una bellísima persona, que fue explotado, primero por su padre y luego por empresarios inescrupulosos”.

El año pasado se hablaba de una carrera “en picada”, pero la serie biográfica de Netflix logró regresar al mexicano a la popularidad. Según publicó el diario mexicano El Universal, “el servicio de música streaming Spotify reporta que “las escuchas de los temas del Rey Sol, desde el estreno de la serie, han aumentado un 64%”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí: